GRACIAS POR SUSCRIBIRSEConoce Aruba

CERRAR
Facebook Twitter Google+
25 de Febrero 2017

Aruba: un lugar perfecto para meditar

Samar Yorde -
Venezuela

 

La meditación es un entrenamiento activo de la mente para aumentar la conciencia y tiene un efecto sanador sobre nuestro cuerpo, mente y alma. El lugar ideal para meditar y relajarse es el mar, ya que ejerce una especie de efecto curativo en nuestro cuerpo y alma. Por ser un entorno natural, su olor, su sonido, su tranquilidad, es un escenario perfecto para desconectarnos del estrés de la vida moderna y conectarnos con nuestro interior, con la paz y la claridad de la conciencia del momento presente. 

 

Durante nuestras vacaciones en la isla de Aruba, podemos tomarnos el tiempo para meditar frente al mar. Entre 20 y 25 minutos de meditación en la mañana o en la tarde bastarán para renovar la energía y ver como el estrés desaparece. 

 

Algunas personas empiezan a meditar por alguna recomendación médica, buscando obtener beneficios de salud relacionados con su presión arterial, reducción de estrés o para lograr tener un sueño reparador. Otros se acercan a la meditación buscando alivio a pensamientos dolorosos, de miedo o de enojo que se encuentran constantemente en su mente. Y otros meditan para lograr una mayor comprensión de  si mismos o para mejorar su habilidad de concentración. Sea cual sea el motivo por el que una persona decide empezar a meditar, lo cierto es que la consecuencia es siempre la misma: un estado mental y físico de serenidad, paz interior, concentración y creatividad. 

 

Cada vez existen más estudios clínicos y científicos que demuestran el efecto de la meditación en distintas áreas del cerebro, tales como:

 

1.  Alivia el estrés, la ansiedad y la depresión

2.  Reduce la presión arterial y niveles de colesterol

3.  Mejora la oxigenación de nuestro cuerpo y la memoria

4.  Aumenta la producción de la hormona DHEA (anti-envejecimiento)

5.  Ayuda a lograr un sueño reparador

6.  Potencia la salud mental y física

7.  Aumenta el cociente intelectual

8.  Desarrolla la inteligencia emocional y la empatía

9.  Aumenta la felicidad literalmente

 

Son necesarias tan sólo ocho semanas de meditación para lograr que la gente se sienta más tranquila, y ocurran cambios en varias áreas del cerebro  asociadas con la memoria, la empatía, el sentido de sí mismo y la regulación del estrés.

 

¿Cómo aprender a meditar frente al mar?

 

1.  Debes ir con ropa cómoda y flexible. Puedes llevar una toalla o algo que aísle de la arena, ya que puede ser molesta.

 

2.  Intenta ir a primera hora de la mañana, a la salida del sol o al anochecer. Son los momentos en los que la meditación provoca una mayor efecto.

 

3.  Busca una zona tranquila en la que no haya mucha gente. Lo mejor es solo escuchar el ruido natural del entorno.

 

4.  Puedes hacerlo sentado en una silla o en la arena, o acostado. Lo importante es estar en la posición más cómoda para ti y relajar todos los músculos del cuerpo lo máximo que puedas, hasta no sentirlos.

 

5.  Comienza a contemplar el ir y venir de las olas. Observa la espuma que producen. Contempla el color de la arena, del mar y del cielo. 

 

6.  Cierra ahora los ojos suavemente y comienza a percibir todos los sonidos que llegan a ti. Intenta que tu mente no divague y se concentre solo en la vibración sonora. No juzgues lo que oyes, no pienses, solo percibe y escucha los ruidos del mar, las olas, los pájaros. Siente el olor a sal, a la arena mojada. Déjate llevar por todas esas sensaciones maravillosas de la naturaleza.

 

7.  Ahora visualiza y siente tu cuerpo, tus puntos de apoyo en el suelo y haz un repaso de cada parte sintiendo como se relajan tus pies, los tobillos, las pantorrilas, rodillas, muslos, glúteos, columna, espalda, abdomen, hombros, brazos y manos, tu cuello hasta llegar a la cabeza. Quédate en ese estado unos minutos, con los ojos cerrados, respirando y fluyendo. Cuando hayas logrado una situación de relajación muscular completa, puedes proceder a la meditación.

 

8.  Comienza a agradecer todo lo bueno que ocurre en tu vida. Tu salud, tu familia, tus amigos, tu pareja, tu trabajo, tu inteligencia, todo. Visualiza y revive los tres momentos de tu vida más felices, en los que hayas estado más agradecido a Dios. Disfruta del momento, agradece y sonríe.

 

9.  Ahora, visualiza las tres cosas más importantes que quisieras lograr, para ser aún más feliz. Visualiza cada una de ellas, como si ya las hubieses logrado, siente la alegría, la satisfacción y agradece a Dios por cada una de ellas. Cuanto más se experimenta la gratitud, más atraerás las cosas en su vida que te harán sentir aún más agradecido. 

 

10.  Respira profundamente, y siente que absorbes toda la energía vital de la madre tierra, que te nutre, te oxigena y te llena de luz con cada inspiración, y expulsa la ansiedad, el estrés la angustia y la tristeza con cada expiración. Vacíate de todas las emociones negativas y llénate de energía positiva durante varios minutos.

 

11.  Luego, lentamente, reincorpórate. Hazlo poco a poco, moviendo lentamente los pies y las manos y de aquí, pasa a mover el resto del cuerpo. Abre los ojos y sonríe. 

 

Paz. Armonía. Risa. Amor. Eso quieres y eso mereces. Aprovecha tu visita a la isla feliz para ser mucho más feliz cada día. Namasté.

 

Dra. Samar Yorde
@SoySaludable