GRACIAS POR SUSCRIBIRSEConoce Aruba

CERRAR
Facebook Twitter Google+
28 de Abril 2017

Llegada a Aruba, la Isla Feliz

Christian Byfield -
Colombia

 

Ya casi voy llegando y mientras mi avión está muy cerca de aterrizar, puedo observar el agua cristalina, con varias tonalidades colores y la inmensidad de un mar que asombra, en realidad es fantástico. De los momentos que más disfruto mientras tengo mi frente pegada a la ventana de los aviones, son las aterrizadas, en especial si los territorios son desconocidos para mí. 

 

El avión aterriza en una isla de 193 kilómetros cuadrados, que fue famosa, en su entonces, por su oro, después por su aloe vera de excelente calidad, y hoy en día por atraer a miles de turistas de todas partes del mundo a sus playas, parques y varios atractivos más, que están esperando por mí.  El piloto desde su cabina nos dice: "Bienvenidos a la isla de Aruba". 

 

La Isla Feliz “descubierta” en 1.499 por los españoles, pasó a mano de los ingleses y desde 1986 es un país independiente bajo el reino holandés, tiene una población de 110.000 personas, como dato curioso debo comentarles que 30% de ésta es colombiana o con ascendencia colombiana. 

 

Es el segundo país del mundo que más depende del turismo, el 80% de su PIB proviene de este rubro. La moneda es el florín, una moneda que está fijada el dólar, así que se usan las dos monedas por igual.

 

No tengo muy claro por qué le llaman la Isla Feliz, aunque ya empiezo a descubrirlo, porque el porcentaje de personas que sonríe devuelta cuando uno sonríe es del 73% (calculado con los locales, no con turistas.) De hecho, la probabilidad para recibir una sonrisa al decir: “Danki Dulcci”, que traduce “Gracias querida” es del 97%.

 

El aeropuerto me da la bienvenida con música caribeña, hago migración sin necesidad de visa, así que, estoy oficialmente en Aruba, tierra en la que los locales aprenden holandés e inglés en el colegio. Hablan con sus amigos y familiares en Papiamento y se defienden bastante bien en español.

 

Mientras voy rumbo a mi hotel me doy cuenta que las carreteras de Aruba son bastante buenas, al llegar al lugar donde me quedaré los próximos días, muchas cosas pasan por mi cabeza, como, por ejemplo, los planes qué haré y en especial la gente que conoceré. 

 

Nos encontramos con mis compañeros de viaje en el lobby del hotel y nos vamos presentando: 

Johana de Venezuela, experta bailando merengue; Manouela de Brasil, experta bailando samba; Kevin de México, experto bailando bachata; Lara de Paraguay, lastimosamente no la vería bailar. Y así finaliza mi primera noche en la Isla Feliz, ya ansío que llegue el sol en Aruba para empezar a disfrutar de las actividades y eventos.